Skip to main content

Full text of "Versos de Luna y Sombra"

See other formats


VERSOS de LUNA 


y SOMBRA 


Delma Perdomo 


CON VUELO 


No sólo de lunas y dolores, de astros y pérdidas, amor y tiempo se componen los 
poemas de Perdomo. 

Algo que va más allá de las palabras, que apunta elegantemente al trasmundo y 
hacia hondas posibilidades espirituales, disuelve el tedio de aquí abajo. 

Porque la aspiración al vuelo es la esencia de lo material. Y Perdomo sabe volar 
en los registros luminosos y sombrios; en el sufrimiento y en la calma bucólica, 
en los recuerdos más entrañables y en los alquímicos caminos del Ser. 


Lo sugerido: gran Poesía. 


Prof. Lauro Marauda 


LUNA SABIA 


La niña blanca se desconoce 
busca de día, busca de noche... 


no hay un espejo donde se vea. 


Mira su rostro, mira su cuerpo 

pero no es ella la que se sueña; 

no son sus manos, no son sus piernas 
ni su cintura, ni sus caderas 

ni sus cabellos, ni su cabeza. 

Entra en el fondo de sus pupilas 
espejos verdes que la reflejan, 

ve tras la luna miles de lunas 


diez mil facetas quiebran su esencia. 


Mira en la noche la blanca luna 
espejo mudo que la contempla... 
¿ Sabrá la luna quién es la niña? 


¿ Sabrá la luna dónde está ella? 


LUNA TRÁGICA 


Tiembla mi corazón ante la luna, 
la luna vieja y sabia... 

ella que todo sabe 

algo trama a mi espalda. 

No derrocha su plata porque sí... 
me espía cada noche 

me espera en el camino 


entra por mi ventana. 


Si la curvada ojera de luz tenue 
luminosa se agranda 
bocanadas de angustia 


atenazan mi sien y mi garganta. 


La loba taciturna 

surca la medianoche 

muerde mi corazón 

desgarra mis entrañas 
esparce mi alarido por el río, 
el pastizal, las cañas... 

tapiza las veredas del poblado 


eriza de temor la piel del agua... 


Mis fauces se transforman... 
Tras la ventana azul, 


tiembla la niña pálida. 


LUNA PERSA 


Ya no quiero cifras en mi mente. 
Al borde de la noche, tras la cena frugal 
cierro la caja contable de este día. 
Como tantas noches asombradas 
me cubre un cielo pleno de luciérnagas. 
El sueño se demora todavía... 
Marcho hacia el viejo bar donde nadie me 

[espera. 
Llevo mi soledad por compañía. 
Mis pasos me conducen hacia la misma mesa. 
Arriba, vigilante, vela la misma luna en 

[ la misma ventana. 
Frente al pocillo humeante el corazón 

[ se alegra... 

Tras el humo se esfuma el pensamiento. 
La cucharilla gira y gira entre dedos 

[morosos 
que mecen sueños breves. 
Afuera, corren ríos de plata por los techos. 
Adentro, la luz se desvanece. 
Impregnado de ayer, el hoy se aleja. 


Esta es la misma luna de Kayam. 


La luna persa. 


ÁRBOL ROJO 


Entrecruzados bastoncillos pardos 


se elevan más allá del horizonte. 


Red tendida en el cielo del poniente 


festonando de verde el alto tronco 


Cegado de turquesas y naranjas 


se cuelga de la tarde el árbol rojo. 


Un instante fugaz... 
ícono eterno 


atrapado en mis ojos. 


SECRETO ORIGEN 


Un puñal de luna 


hiere el silencio. 

Una lágrima larga 

escapa de una estrella. 

En el vientre de la caracola 
duerme un secreto. 

Se desliza 

de su tímpano al mío. 

La arena escurre el Tiempo 
entre mis dedos. 

Alado estilete de nácar, 

un pez me devuelve al mar. 
La eternidad abraza 

el sueño circular 

del horizonte. 


El Infinito calla. 


OCÉANO 


La tarde arrastra aún los velos finos 
de su túnica anaranjada. 
El silencio pasea su liviandad sonora. 


El mar: mercurio líquido... 


Huellas humanas se internan en las aguas. 
El pie mediano y grácil, 

los dedos apenas dibujados en la arena. 
Joven o adolescente... 


Ser andrógino que llegó y se fue. 


Presunto viaje sin retorno 

hacia el límite que marca el horizonte. 
Presunto viaje hacia el confín profundo 
donde algas y peces aguardan... 
Celebran nueva vida en un reino sin fin... 


Océano: donde todo comienza. 


PLAYA EN EL RÍO 


Frente a la playa sueño sus orígenes 

el misterio me llama envuelto en su luz 
[clara. 

Vaivén del tiempo girando noche y día 

sujeta los embates del oleaje 

cincela fondos de mar 


en retirada... 


Un viento interminable levanta sin 
[ pudores 
los pliegues de su falda. 
Tendida novia en el lecho del río 
eleva al aire su velo blanquecino, 


lo suspende tallado en las barrancas. 


Seguida por figuras fantasmales 
penitentes estáticas 

clavando al sur sus ojos sin mirada. 
Pétreo regazo que contiene el agua, 
la fina arena donde vierte lágrimas 
luciendo al sol la fuente primitiva 


que duerme en lo profundo de su entraña. 


Tibio regazo donde acuna sueños 

la madre que se asoma en la alborada 
y la promesa de una huella breve 
dibujando sus juegos 

desde el agua serena 


al pie de la barranca. 


10 


La magia del estío a orillas de mi río... 
Espejo claro donde te miras tú. 
Prodigio azul y verde donde cantan 

[los grillos 


y donde yo te canto: Kiyú. 


MESA TENDIDA 


Legumbres rojas, verdes, 
de un intenso amarillo... 
humean en el centro 


de la blanca fuente. 


Carne recién horneada 
esparce en el ambiente 
aromas exquisitos 


y finos condimentos... 


En un plato pequeño reluce 
la redonda y ambarina naranja... 
En el centro, fino cristal destella 


el rojo vino... 


La mesa está tendida, 
he lavado mis manos... 
El cuerpo se prepara 


para el festín del alma... 


11 


Il 


Amanece en el campo... 
Granos de fuego y oro 
el horizonte siembra. 


En el hogar humilde 
el día se desliza 
por las puertas abiertas. 


En el patio sin vallas 
cloquean las gallinas, 
los teros picotean... 


El huerto es un escándalo 
de verdes, amarillos... 
rojos, dorados, sepias... 


Hay fuego en el cenit. 
En los campos quemados 
un ojo de agua sueña. 


Con manso contoneo 
a abrevar en su orilla 
se acercan las ovejas. 


El amor de la madre 
da sábanas al sol 
teje ropa pequeña... 


Sus manos en la harina 
van esparciendo aromas 


del horno a la batea. 


La mesa está tendida. 


Hay paz... Los niños juegan. 


12 


HI 


Perdido, sin aliento 
entre la bruma de la noche 


avanza... 


En la súbita curva del camino 
un albergue casual 

pone en la sombra 

un pañuelo de luz 


para su lágrima... 


Sobre tosco mantel, 

en tosca mesa 

el blanco pan descansa... 
Humea en el tazón 


la leche blanca. 


Sobre rústico asiento 
de rodillas 
embriagado de aromas 
en silencio 


el niño se alza... 


De unas manos oscuras 
el cuenco rebosante 

a Sus manos pasa... 
Afuera... silba el viento. 


Aquí reina la calma... 


13 


Gorrión de las aceras 


bebe una noche en paz... 


Devora sin mesura 
el precioso milagro 


de la leche y el pan. 


14 


VUELO AL AYER 


En un refugio urbano 
tocando casi el cielo 
palpitan en el aire 


nocturnales misterios... 


En un refugio urbano 
meciéndose en un sueño 
apenas se estremecen 


la piel y los recuerdos. 


El ojo del reloj 
que vigila en silencio 


a la hora señalada 


gira arrastrando el tiempo. 


Suspiran en la mesa 
reliquias del ayer 
en bordados manteles 


y tules color sepia. 


Se agitan fantasmales 
cortinas empolvadas 
apenas sacudidas 


por brisas encantadas. 


Para velar mi alma 
a la hora señalada 
retornan del ayer 


las presencias amadas. 


15 


16 


LA CASA SOLA 


La casa llora desde el techo a los 
[zócalos 
chorreando nostalgias por sus paredes 
[ descascaradas. 
La casa está triste y apela a la grisura de sus 
[rincones... 
Al silencio de sus muros, gritando 


[soledades. 


Los ventanales 
apenas entreabiertos 

son párpados que se cierran sobre el miedo, 
derramando lágrimas interminables. 
Son ojos que no parpadean 

como antes 
cuando el sol rielaba en sus cristales. 
Ojos que no reflejan las azules ondas 
golpeando entre las rocas 


lejanas y gozosas... 


La casa antigua tirita insomne 
envuelta en la nieve de la pena. 
Ahogada en desencanto 


ya no me espeta. 


RETORNO 


Otear 
desde la arena... 
sorprender la cornisa 


liviana de una nube 


dónde se enreda un árbo!... 


Un espejismo abrasa 

mi cielo recortado. 
Crepita lejos 

un sol bajo otro sol 

arde sobre mis ojos 
finge un túnel de tiempo 


hacia un horno de barro.. 


Rezuma el agua 
sobre la arena 
sobre la harina 


y la sal. 


Rezuma el agua 

en la roca 

en la boca 

y corre 

por el aire de la memoria 
la brisa nueva 

con olor a mar 

la brisa antigua 


con olor a pan. 


17 


VIÑAS DEL CAMINO 


Una vieja casona que dormita 


sobre el campo que huele a mosto y menta. 


Un verano asoleado de senderos 


caracolas y flechas. 


El abierto abanico de las viñas 
en los surcos verdea. 

En las cepas tiritan los zarcillos 
espirales de verdes cabelleras. 
Vacilan los racimos exultantes 
preñados por el negro 


elixir de la tierra. 


Acariciando sueños que amanecen 
marchan los viñadores en silencio 
en pos de la cosecha. 

El corazón fermenta viejos vinos 
que mañana serán 


semillas nuevas. 


18 


19 


OLVIDOS 


En algún lugar del cerebro 
se esconden las palabras 
que no quieren 
o no pueden 
nombrar el dolor 
ni el gozo. 
En algún rincón de ese laberinto 


se han perdido... 


Juegan a no ser 

esas palabras que podrían nombrar 
el azote, el rigor 

el sorbo de felicidad 


que no supimos beber. 


Bailan una desolada danza 

las esquivas palabras 

presas en el cernidor del recuerdo. 
Pugnan inútilmente 

por calentarse 


en el sol de la vida. 


LA CENA 


Simple y frugal 


dispusimos la cena. 


Los ojos en los ojos... 
Galletas...queso...vino 


sobre blanco mantel. 


Desvanece su luz 
la lamparilla eléctrica. 
Danza en el candelabro 


tenue y sutil la llama... 


Se inaugura el misterio 


en la semipenumbra... 


A la luz temblorosa 
ondulan dos siluetas 


sobre blanca pared. 


Vacilan, se deforman 
se funden lentamente, 
un arpegio infinito 


atraviesa las sombras... 


Y vibran largamente 
los cuerpos impregnados 


de gozoso silencio. 


20 


21 


TU AROMAS... 


Corre ya las cortinas, amor mío. 
Hay ojos indiscretos que nos miran. 
El fuego ya crepita en el hogar 


y fascinan las brasas encendidas. 


Ha entrado el sol 
contigo por mi puerta 
la claridad te habita. 
Los rincones se aroman 
cuando llegas 


de romero, de miel y manzanilla. 


Han rozado tus manos 

mi sienes...mis cabellos 

y van a mis mejillas... 
Sentados frente a frente 

se ha quedado en tus labios 
mi mirada prendida. 

Hablas quedo y me abrazas... 


sin importar los ojos que nos miran... 


Afuera está la lluvia en los cristales 
adentro está tu voz que me acaricia 

tu voz pausada que beben mis oídos 
como bebe mi boca el vino dulce 


en el dulce momento que me brindas. 


DESPEDIDA 


Puedes irte por hoy... 
Ya no te necesito. 


La mesa está tendida... 


Has puesto en ella 
tu mejor mantel. 
El que bordaste ayer 


con tus pálidas manos. 


Una araña 
no habría hilado 
su romboidal diseño 


con más fino cuidado. 


Vete... todo está en paz... 


Las bujías reflejan 
su temblorosa luz 
sobre la luna oval 


del viejo armario. 
Vete...todo está listo... 
Emplumados cojines 
mullidos edredones 

y cortinas al viento 


esperan en mi cuarto. 


Sólo un pedido más: 


22 


Descorre los visillos... 
Haz que la noche inunde 
con su cálido aliento 


los ventanales altos... 


Escucha... 
el aire trae de lejos. 


Los compases de un vals 


que alguna vez bailamos. 


23 


Asi, 

sin adjetivos 

te amé... 

así como eres 
puro ser 

pura vida... 
estremecido fuego 
fulgurando 


en la fragua tenaz 


de tu mirada franca. 


Asi, 

así como eres... 

en algún sitio 

te yergues, 
tembloroso clavel... 
Aún palpitas 

a mi lado 

en la memoria 


de mi piel. 


24 


ADIÓS... 


Yo dije...tú dijiste... 
El eco - absurdo pájaro - 


tiritó en el vacio. 


Deshilachadas voces... 
Filamentos que sueñan 


con ser trama en la tela... 


Ofrenda sin palabras, 
lágrima suspendida 


del hilo taciturno... 
Manos, brazos y pecho 
ahuecados, vacíos... 


lengua y labios resecos... 


Silencio. 


23 


DULCE DAÑO 


Colibrí de la luna 
saeta de cristal 
abanico del aire 
espina azul 


horadando la rosa. 


Tu pezuña de seda 
atravesó los velos 


de mi pecho... 


Tu aliento... 


pétalo desprendido 


aroma mi memoria. 


Rezuma sangre 


sobre mi corazón. 


26 


PARTIR 


No me queda 


ni el color de tus ojos 


ni el calor de tu cuerpo. 


Un beso en la mejilla 
distante 


tibio beso... 


Parto sin ti... 
el corazón callado 


es un pájaro trémulo. 


2d 


DEL RECUERDO 


El tiempo... 
resbaladizo bálsamo 
fluyendo entre 


la nieve de los años. 


Tu piel... 
cálido manto 
cubriendo la vigilia 


de amaneceres largos... 


Mi mano... 
desmadejada flor adormecida 
en la blanda tibieza 


de tu mano... 


Suspendido en mi cielo 


te persigo y te pierdo... 


Un día te hallaré 
Tal vez... un día... 
asido al hilo tenue 


del recuerdo. 


28 


AMORES NUEVOS 


La dicha que me cubre en este día 
no matará jamás tu indiferencia. 
Repicarán campanas a conciencia 


e inventará colores mi alegría. 


Abriré mi balcón sobre la plaza 
si de mis ojos huye tu mirada. 
Me sentiré del aire bienamada 


y gozaré del sol cuando me abraza. 


No moriré este día por tu ausencia 


ni el alma volará de mis mejillas. 


El nuevo amanecer traerá paciencia, 


el corazón se vestirá de fiesta, 


en mi pelo habrá flores amarillas... 


Los dedos del amor rozan mi puerta. 


29 


MIRADAS 


Posada en el mantel 
como al descuido 
ávida tu mirada 


se levanta. 


Filo de cien cuchillos 
me atraviesan 
enardeciendo el aire 


de la estancia 


Filo de otros vislumbres 
se entrecruzan ... 
Sólo en dos brasas negras 


mi mirada repara. 


Nadie descubre el vuelo 
del pájaro de fuego... 
clavel del aire 


en busca de su rama. 


Nadie ve el zigzagueo 
que dibuja sin tiento 
la mariposa esquiva 


que late en mis pestañas. 


Vaivén de los cuchillos 
valvén de las palabras... 
Diálogo de ojos finos... 


centellas abrazadas. 


30 


VERANO 


Agua... sol... 
Sal brillante 
salpicando 
tu cuerpo 

tu pelo 

tu boca 


tu risa ... 


Tus ojos...al sol 
resplandores 

de mar 
deslumbrándome 
deslumbrados... 
Salpicados 


de sal. 


31 


PLAZA VIEJA 


En calesa los dos 

en calesa... 

Por la noche los dos 
en calesa... 

Desde el ayer los dos 


en calesa... 


¡Arre! ¡ Arre...! 
canturrea la garganta 


fuste de mil eneros. 


¡Arre! ¡ arre...! 
imita el eco antiguo 


rumbo a la plaza vieja. 


Un hálito caliente 
despeina las palmeras 
sierpes flotando al viento 


las finas cabelleras. 


Una aguja incendiada 
vela el cielo-almohadilla 


de aguda catedral. 


En la plaza azul vela 
la aureola adormecida 


de un farol colonial. 


32 


Detrás del campanario 


amanece una estrella... 


En copa de azul tiempo 
la nostalgia se añeja 
mientras bebo en silencio 


el vino de tu ausencia. 


33 


UNICORNIOS 


Noche de luna clara... 

Voy tras el Unicornio 

de galope pausado. 

Sus blancas patas rozan apenas 
la pradera plana. 

Floto tras él... 

Trepa por la alta rama... 

Se suspende en el aire... 

Danza en cámara lenta, 

se sumerge... 


me sumerjo en el agua... 


Quiero rehacer la luna 


que han quebrado sus patas. 


Vuelve al camino. 
llumina la senda 

con sus ojos en ascuas... 
Salta grácil... 

Trepa las alambradas... 
Sigo tras él... 

A esta hora crepita 

mi frente alucinada. 

Se deshace la luna. 


Se anuncia la mañana. 


34 


BÚSQUEDAS 


Un destello fugaz... 
captura...sella 


lo efímero del ser. 


Vibración de mi alma 
aprisionada al interior de un cuadro. 
Tembloroso decir de la pupila 


ardiendo eternamente 


me devuelve los ojos de una extraña. 


35 


36 


OTRA 


Anoche te soñé... 


Esta mañana no soy la que soñaba 


Me busqué en el espejo 


No me hallé... 


Se esfumó la mujer 
que una vez fue... 
la de mirada lánguida 


y confiada. 


La que partió su corazón 

en dos 
unió las briznas 
de lo que vivió... 
caminó por el filo el desamor 
halló la llama 


que al amor guardaba... 


Vuelve a ser sombra, tú... 
Hoy mi vida es hoguera 


iluminada. 


37 


EN PROYECTO 


Quien ahora soy, ya no seré mañana. 

Vengo desde el ayer en constante proyecto... 
Aún no soy... 

y me agobian los días por venir. 

Aún no soy... 

y me alienta el soplo que percibo a mi espalda 


impulsándome siempre, del ayer al mañana. 


Aguaceros y soles — simulan ser los mismos- 
siempre nuevos, siempre vueltos 

aire de eternidad... 

me dicen que estoy como estaré... 
disponible a la vida, 


que pugna por seguir. 


TARDE GRIS 


Lágrimas de tormenta 
vierte en la tarde el cielo... 
extraña mansedumbre 

se me escurre 

en el pecho... 

Escondrijo de nubes 

tras un viento holgazán 
lleva en su deambular 


velos de ausencia. 


Apenas la grisura de la tarde 
vagando pecho adentro... 
torbellino inasible 

agudo filo 

vertiendo porque sí 
lágrimas secas 

sobre la incertidumbre 


de la espera. 


38 


VOLVERÁN, SIEMPRE 


Ellos, los que no están 
me precedieron 

soy Su sangre, su carne 
sus memorias. 

Vengo detrás 

tormenta de un instante 
semilla fecundada 

sin conjuras 

para engarzar las cuentas 


de la historia. 


Manos callosas fueron... 
voces sin voz 

sin huellas en la arena 
polvo de estrella 

que brilló una noche 
alumbrando 


los cantos de sirena. 


Tembloroso latir de las entrañas 
pulsa en las venas 

corazón ardiente 

abriga la intemperie 

de la vida 

aguarda el aleteo 


de la muerte. 


39 


Antes de mí llegaron... 


Tal vez, gigantes 
de imponente mitra 
Horus vigía 

de emplumada testa, 
línea inasible 
limitada escala 
simétrico laúd 
cuenta pendiente 
música eterna 
amorosa danza 
urdiendo luz... 


Interminablemente. 


40 


41 


LA VIDA ES DANZA 


La vida arroja dones como guirnaldas frescas 
sobre mi cabellera, 

Me corona de trenzas con oscuros designios 
y presagia tormentas. 

Ángeles y demonios 

en alocada danza de círculos concéntricos 


dentro de mi cerebro debaten y querellan. 


Siete delgados rayos de soles invisibles 

entibian el silencio. 

Hilos de luz que tejen vida sobre más vida 

caos informe que engulle sentimientos... 
Querubines y monstruos me atraviesan el pecho 
disimulan sus nidos detrás del esternón 

el pesar recurrente...el amor abrasado 


bujía palpitante: uno, dos...uno, dos... 


Retorna ardiente vida 

eleva el pie en tu danza 

canta, derrama voces por el mundo. 
Danzarina invisible 

cobija el universo 

vacíate de ti 

bebe todo lo humano. 

Sé cordura y locura 

piérdete y vuelve a ser 

a girar en la sombra 


a libar tu silencio 


en el misterio azul 
que levanta desde tus pies la brisa 


ánima siempreviva. 


Suena otra vez, desmelenada gaita 
abre tu corazón 

arroja tu semilla 

desgarra el vientre de la tierra. 
Manifiéstate en flores 

que irán detrás de ti 

y esparcirán aromas. 

Envuelta en el eterno torbellino 
que eternamente gira 


dirán que fuiste y eres. 


42 


LO PROFUNDO 


La mañana despierta 

mi interior desvaído. 
Campanas sin sonido tintinean 
más allá de mi pecho. 

Soplan en mis oídos 


y me besan la frente... 


Un rumor intangible 

se agita en lo profundo. 
Lo siento, no lo veo... 
Mis ojos están ciegos 

a la materia densa 

y mis oídos sordos 


al confuso exterior. 


Mi ser, mi esencia pura 

se debate entre átomos 
pesados o ligeros... 

Pugna por ser el barro, el agua 
el fuego zigzagueante 


y la brisa serena. 


Pero el mundo no cesa 
indiferente gira 

entre luces y sombras. 
Llueve estaciones múltiples 
sobre mi corazón 

que hoy canta 


y no comprende... 


43 


44 


ENIGMA 


A veces... 
cuando callo 
oigo las melodías del silencio 


convocando a lo lejos... 


Un mundo que no sé 
que no penetro 

se agita y pulsa fuerte 
en todo el orbe 
obnubila la luz 

de mis ideas 

sostiene la armonía 
de mi verso. 

Es flama en la osadía 
extinguido carbón en el desvelo 
soplo dador de vida 


ladrón de los consuelos. 


Con ojos en la espalda 
conoce el hombre 

el transcurrir fugaz 

de su paso ligero. 
Morada incomprensible 
su pequeño universo... 
Asido de la fe 
engullendo su miedo 


funda el Adán su historia 


Babel de ensangrentados horizontes... 


infinitas praderas 


verdecielo. 


En perfecta espiral 
relevamos la vida 
reinventamos el tiempo. 


Enigmático ciclo de lo eterno... 


45 


46 


¿ EL CIELO ? 


Yo nada sé del cielo. 


El lugar diminuto donde mi vida fluye 
figura desmedidos universos 


misteriosos y bellos. 


El pensamiento suele no abarcar lo infinito. 
La razón se interpone 


y quiere imponer bordes a lo desconocido. 


Las palabras no aclaran: desfiguran imágenes. 
Abstracciones absurdas que denomino 


atmósfera, noósfera, estratósfera... 


En fin...azul intenso, 
nubes blancas y grises, 


aguaceros, relámpagos y rayos... 


Fragua infinita en el atanor del mundo 
discurre, me embelesa 


y enmudece el misterio 


cayendo eternamente 
- y en esta hora — 


sobre mi torpe cabeza. 


TÚ DUERMES... 


Tú duermes... 


El infinito duele. 


Tú duermes... 


Mientras la bomba estalla. 


Tú duermes... 
Mientras las moscas velan 


el cuerpo ya sin ánima. 


Tú duermes... 
Mientras mueren de miedo 


las palabras... 


Heridas por el filo 

de tres dagas 

lengua, labios y dientes... 
fronteras del silencio 


voces amuralladas. 


Tú duermes... 


Mientras la boca ríe 
el río subterráneo 
de la lágrima 

es remolino amargo 


yerto en una garganta. 


Tú sueñas ...corazón 


entre la densa niebla 


47 


de la razón avanzas... 


Tú duermes... 


Mientras tu sombra peina 
las calles solitarias... 
el alma busca a tientas 


veredas asoleadas. 


48 


TU HUELLA 


Tuvo que ser así... 
Igual que casi siempre 
era invierno y llovía 


en una esquina fría. 


Desnudo para siempre 
quedó tu pie en suspenso 
y tu voz se detuvo 


con el último verso. 


De tus ojos dormidos 
goteó un sueño de otoño 
que no fue primavera. 
Puñal de viento helado 
segó las hojas secas 

que temblaron transidas 


sobre tu frente yerta. 


Un desgarro de nubes 
llovió flores de duelo 
y atravesó tu pecho 


una rosa de fuego. 


Tendió un lecho de tules 
la mansión del silencio 
y diluyó tu huella 


el humo del incienso. 


49 


Cantó el coro infinito 
sibilantes misterios 
Asomaron los lirios 


en un jardín desierto. 


50 


31 


NO ESTÁS 


Quisiera yo que mi dolor callado 

me devele el misterio de tu frente. 
Quisiera yo tu vida convincente 
zumbona abeja posándose en mi mano 
cruzando rauda el aire 


para libar las nieves del manzano. 


Mas mi querer no cuenta ni figura... 
mi amor es el cerrojo de tu suerte. 
Tiembla sin red la escala de la altura 
no hay luces ni señales referentes 

el sueño se apodera de la duda 


se adormece el silencio del arcano. 


Vuelas sin red “ligero de equipaje” 

mueve el columpio una invisible mano 

un viento arrasador cierra tu libro 

un pergamino nuevo te ofrece el viejo sabio. 
No hay razones que agiten la memoria 


tu alma ronda sin prisa los destinos sellados. 


52 


SIN AMANDA 


¿Cuáles fueron tus sueños, Amanda...? 
¿Qué tanto amaste, qué tanto odiaste... 


Y qué tanto olvidaste...? 


Si la vida devuelve aquello que entregamos... 
¿ Qué diste tú a la vida, Amanda? 
¿Olvido...? ¿Sólo olvido...? 


Seguramente amaste... 


Alguien en esta vida te amó 
insensatamente 

alguien que llora aún 

el peso de tu ausencia. 
Alguien alimentado 

por el pan de tu mano 

y por tu carne fresca. 

Quien vivió por tu vida 

y murió por tu muerte 
brizna para el recuerdo 


de la mente... 


Amanda 

amable Amanda 
Amanda 

amante huida 

perdida Amanda muerta 


Amanda amanecida... 


AMANTE TAN CALLADA 


Llegarás hasta mi 
cuando suene la hora... 
Yo y tú... tú y yo... 


y nuestra cita a solas. 


Con pie callado 
cruzarás mi puerta 

y un profundo perfume 
de silencio... 


se esparcirá en mi alcoba. 


Tus finos dedos 
colmarán sin prisa 
la urgencia postergada 


de la espera. 


Tu luz discreta 
esfumará la huella 
trazada por el tiempo 
sobre mi espalda 


y mi cabellera. 


Conmigo vagarás 
por sutiles dinteles, 
destellarán mis ojos 


el fuego de lo eterno 


53 


En mundo de misterios, 
mi nuevas vestiduras 
me ceñirán de luz... 
Impregnarás mi ser 


con el saber supremo. 


54 


33 


EQUILIBRIOS 


Enfundado en su traje de colores 
caminó por la cuerda desde niño. 
Era suyo aquel mundo de juguete 


que se llevó al pasar un viento frío. 


Reloj de soles marcó su calendario. 
Es recuerdo de ayer el tiempo ido. 
La vara negra y blanca de la infancia 


es madera de sauce y eucaliptus. 


Al calor de la hoguera de unos ojos 
sueña magias que no se han extinguido 
acaricia aquel traje de colores 


mientras vuela en el aire Federico.